Alameda de Hércules

Alameda de Hércules

La Alameda de Hércules, emblema de la ciudad, es el parque público más antiguo de España y Europa y el primer monumento civil de la ciudad de Sevilla. Tras 440 años de historia con luces y sombras, vive uno de sus momentos dorados. Repasamos a continuación su gran historia.

El origen de la Alameda debemos buscarlo en el antiguo cauce del Guadalquivir que atravesaba de norte a sur lo que actualmente es el centro de la ciudad, comenzando su entrada por la zona de la Alameda y terminando en la zona de la Catedral. Dicho cauce fue trasladándose al oeste con el paso de los años permitiendo el avance del núcleo urbano hasta llegar a su situación actual.

Lo cierto es que en época islámica la zona ya era conocida como pantanosa y tras la última ampliación almorávide, dicha zona pantanosa quedó dentro de los muros de la ciudad conociéndose desde la conquista de Fernando III como La Laguna o La Laguna de la Feria por su proximidad a ésta. La Alameda, pese a estar dentro de las murallas, seguía siendo la zona más baja de la ciudad y en época de lluvias se inundaba con facilidad. Además recibía todas las aguas de escorrentía de los barrios cercanos, lo que generaba innumerables problemas sobre todo en materia de higiene, levantando las críticas de los vecinos y los médicos de la zona al Cabildo.

Manuel García Rodríguez- Inundación de la Alameda de Hércules
Manuel García Rodríguez- Inundación de la Alameda de Hércules 1892

En 1570 visita la ciudad Felipe II, un enamorado de los parques y jardines flamencos e italianos. Este monarca había pasado grandes etapas de su vida en aquellas zonas de Europa y había comprobado, sobre todo en los Países Bajos, lo que el Estado Moderno y la ingeniería renacentista eran capaces de lograr en los suelos inundados. Es lógico pensar que el monarca conocía los problemas generados por la dejadez con la Laguna de la Feria, animando a la ciudad a mejorar dicha zona, al igual que conoció el malestar ocasionado por los mercaderes en las gradas de la catedral para el que encontró la solución con la creación de la Lonja de Mercaderes, actual Archivo de Indias.

Las trazas del proyecto fueron enviadas desde la corte real. El proyecto constaría de la urbanización de la laguna, la creación de tres hileras dobles de álamos situados de sur a norte y la creación de varias fuentes situadas en puntos centrales del parque, además de la colocación de dos columnas con dos esculturas en su parte superior, que completarían el ideario humanista de la época con su componente clásico y mitológico.

vista de la alameda de hercules - hispanic society - 1647
Vista de La Alameda de Hércules – Hispanic Society – 1647

 El 4 de Noviembre de 1573, en reunión mantenida por el Cabildo y con el I Conde de Barajas como encargado, se da vía libre al comienzo de los trabajos. El proyecto hidráulico y la urbanización de la Laguna se convirtieron en las dos grandes piezas de actuación en los inicios. La reforma y las obras nuevas en las conducciones desde la fuente del arzobispo situada cerca del arroyo Tagarete, se realizaron con celeridad y a inicios de febrero, el manantial comenzó a abastecer a las fuentes viejas y a las nuevas que se iban construyendo. La urbanización de la Alameda se hizo rellenando la superficie con escombros y tierras que aumentaron el nivel del suelo.

El traslado de las columnas de la calle Mármoles comienza en Abril de 1574 siendo el encargado de su traslado el maestro fundidor Bartolomé Morell, experto en máquinas e ingenios. Las columnas fueron trasladadas en cajas de madera con rodetes, saliendo de la ciudad por la Puerta de la Carne para volver a entrar por un derrumbe de la muralla cercano a la laguna que se realizó para la ocasión. Dicho traslado se convirtió en una auténtica ceremonia humanística, que se aproximó a la entrada triunfal de un general tras una gran victoria o a la llegada de algún Rey a la ciudad.

hispalis.columnas.alameda.by

Colocadas ambas columnas en su lugar fueron coronadas con dos esculturas realizadas por Diego de Pescara. En una aparece Hércules, mítico fundador de la ciudad y en la otra Julio César, también relacionado con la ciudad.  Ambas figuras tenían una estrecha unión con la ciudad y eran a su vez dos figuras clásicas universales. Además, dichas esculturas representaban a los dos monarcas de la nueva casa reinante en España. Así, Hércules representa al emperador Carlos I y Julio César representa a su hijo Felipe II, y ambos cierran la composición arquitectónica del monumento mirándose, lo que de manera invisible cierra el conjunto al estilo de los arcos del triunfo romanos. Terminado así el primer monumento civil de Sevilla, en el cual se resalta la grandeza pasada de la ciudad y además se destaca igualmente a la nueva monarquía, pues Carlos I había usado en su escudo las dos columnas de Hércules que actualmente se mantienen en el escudo de España. El 28 de diciembre de 1574 se dio por concluida la nueva Alameda, aunque siempre fue necesaria su renovación a lo largo de los años.

En 1764, 190 años después de su inauguración, se iniciaron nuevas obras de gran importancia promovidas por el Asistente Larumbe, que consistieron en la plantación de más de 1600 álamos, el aumento del número de fuentes a seis, y la colocación en la zona norte de dos nuevas columnas, con dos leones y los escudos de Sevilla y España, que acotaban la Alameda con una estructura geométrica.

larumbe 1764
Alameda 1764 – Proyecto Asistente Larumbe

Con continuas reparaciones y plantaciones, la Alameda vuelve a vivir una época de esplendor en los inicios del siglo XX con la llegada de los puestos de agua y su posterior reconversión en puestos de venta de más productos, como vino y manzanilla. No obstante, con la llegada de la Guerra Civil, la Alameda y la zona en general vive un declive generalizado que no es hasta el año 2007, con la nueva reforma, cuando la Alameda de Hércules vuelve a alcanzar el estatus que tenía de gran parque público sevillano.

Localización:


Si te gustan nuestros artículos y quieres ayudarnos, puedes hacerlo aquí: